Vuelve al Amor
que vive en ti

Consigue ser el Alkimista de tu propia Vida

¿CÓMO TE PUEDO AYUDAR?

SANA TUS EMOCIONES LIMITANTES Y RECONECTA CON EL AMOR ORIGINAL QUE VIVE EN TI

¿ES ESTA TU REALIDAD?

 

  • Te sientes invadido por emociones limitantes.
  • Tienes la sensación de que tus experiencias se repiten una y otra vez, como en un bucle sin fin.
  • Has vivido experiencias relacionales duras, hasta el punto de haber desarrollado una sensación de no pertenecer a nada.
  • Parece que tú no eres el protagonista de tu película, que los demás la viven por ti y te dicen cómo has de vivir.

 

YO PUEDO AYUDARTE A QUE ESTO CAMBIE...

CONÓCEME

Te cuento quién soy y
por qué puedo ayudarte

CÓMO PUEDO AYUDARTE

Transforma tus emociones limitantes y reconecta con tu Amor Original

GESTIONA TUS EMOCIONES

Consigue el VÍDEO CURSO GRATUITO y empieza a sanar tus emociones

LA OPINIÓN DE MIS CLIENTES

 

Cuando empecé a trabajar con Jesús no sabía que íbamos a llegar tan rápido y fácil a la raíz del problema. Nunca hubiera imaginado que esta era un bloqueo familiar por una hermanita fallecida antes que yo. Sentí alivio, paz, fluidez, liberación, como haberme deshecho de una pesada carga.

Jesús es un terapeuta entregado, generoso, sabe muy bien ayudarte a trabajar tus emociones y conflictos familiares y ponerme en sus manos es lo mejor que he podido hacer.

Myriam González  

Cuando empecé a trabajar en sesiones individuales con Jesús, me hizo recapitular, pararme a sentir y sobre todo me ayudo a conocerme a mí misma mucho más profundamente de lo que yo había sido capaz nunca.

Ahora soy una persona más madura emocionalmente. Mi día a día lo vivo más relajado y me encuentro conectada totalmente a mis emociones. Soy más fuerte y no necesito luchar por serlo. Me siento más segura de mi misma y eso me ha llevado a tener un muy buen desarrollo profesional y a ser más feliz en mi entorno personal.

Noemí Jiménez  

Trabajando con Jesús aprendí a conocerme a mi mismo, a confiar en mis capacidades y a creer en los demás. Rápidamente se convirtió en un gran apoyo. Con sus palabras, su amabilidad y su interés en encontrar la raíz de cada problema, siempre me motivó a encontrar mi equilibrio.

Jesús marcó un antes y un después en mi proceso de crecimiento. No te puedo decir exactamente como me cambió. Solo sé que ahora estoy mucho más tranquilo y enamorado de la vida, y no me cabe la menor duda de que sin la intervención de Jesús o no hubiera sido posible, o el camino hubiese sido más largo.

Andrés F. Valencia